SOMOS



Cristianos.
Sólo eso.
Llamados por el Maestro a seguirle.
Desde distintas comunidades cristianas.
Son Iglesias hermanas.
Separadas por lo accesorio.
Y unidas en el centro, como radios de rueda confluyentes.
Unidas en Jesús, el Cristo.
Con la voluntad y la necesidad de encontrarnos en El.
Porque creemos que la gloria del Padre es que sus hijos estén unidos.
Sabemos que sólo El tiene el poder de juntarnos olvidando lo que nos separa.
En Taizé ha sido posible. Aquí, ¿por qué no?

Quienes se apunten a este camino,
quienes queráis regar esta semilla
...pasad y sentaos.




miércoles, 2 de mayo de 2018

Alabando en el camino

Veía el otro día el programa de Calleja en la tele en el que llevó de invitada a India Martínez. Subían una montaña en Nepal y os podéis imaginar el paisaje que podía verse desde allí. Cuando lo estaba contemplando India no pudo reprimir las ganas de cantar. Me sentí identificado porque es también a veces mi expresión.

Y es que en las experiencias profundas que tocan el corazón nos sale espontáneo agradecer, bendecir o alabar de la mejor forma que sabe cada uno.

Amaia este mes nos preparó una oración de alabanza para expresar que siente hoy su fe en Jesús como un camino de alegría que le lleva a dar gracias desde que el día comienza hasta que acaba.

Yo pienso que, siendo objetivos, no siempre es fácil. Cuando las cosas nos van más o menos bien, la fe es más fácil y la alabanza es más sencilla y frecuente. Pero también me acuerdo de las vidas menos afortunadas: vidas con dolor o enfermedades crónicas que van minando la alegría y la esperanza poco a poco; padres sumidos en la angustia de cómo pagar el alquiler antes de ser desahuciados definitivamente; madres que lloran cada noche en silencio para no ser escuchadas por unos hijos a los que apenas puede dar de comer o vestir; vidas en soledad que no reciben palabras ni abrazos; familias que lo han perdido todo en terremotos, inundaciones.....Y tantas otras situaciones que todos conocemos en las que hasta creer se hace difícil. Lo he visto y compartido en personas a las que hemos acogido en Cáritas, personas que preguntan desesperadas dónde está ahora Dios en sus vidas.


Pero aunque es espontáneo el alabar y lo hacemos en nuestras oraciones, lo mismo que pedir o agradecer, creo que nuestro Dios no necesita nuestras alabanzas, es más, creo que le dan igual. La única alabanza que Dios quiere de nosotros es que seamos portadores de su amor dando vida a todo aquél que necesite esperanza para poder seguir caminando. Nuestra simple escucha, nuestro abrazo, nuestra palabra de ánimo, nuestro dinero, nuestro tiempo....para que aquellos a los que la vida les ha escondido el rostro del Padre puedan volver a creer.



lunes, 2 de abril de 2018

Ha resucitado

Christ is risen...
- He is risen indeed!

“Christ Jesus, light of our hearts, you know our longing, even if at times we only manage to express it by a sigh. Risen from the dead, you come to us unexpectedly, not in a triumphal way, but very humbly. And you invite us to communicate the mystery of this presence around us, you who desire especially to be with those who have no hope, and to give them a new life.” (Prayer by Brother Alois)

Cristo ha resucitado...
-En verdad ha resucitado!

"Cristo Jesús, luz de nuestras corazones, conoces nuestros deseos, incluso si a veces sólo podemos expresarlos con un suspiro. Resucitado de la muerte, vienes a nosotros inesperadamente, no de manera triunfal, sino muy humildemente. Y nos invitas a comunicar el misterio de esta presencia a nuestro alrededor. Tú que deseas estar especialmente con aquellos que no tienen esperanza y darles nueva vida" (oración del Hermano Alois)